¿Querés ver que se rompe primero?

Al loco no lo conocí siquiera de vista así que intentare hacértelo lo mas parecido a como me lo contaron a mi. Flaco y encorvado, debería medir metro setenta pero la curva bruta de su espalda lo dejaba en uno sesenta, sombrero bombin, camisa y tiradores. Andaba solo, siempre andaba solo. Nunca se lo vio caminar junto a alguien… solo se relacionaba cuando iba a tomar café a la esquina. La gente lo quería pero viste cuando viene un loco, todos se dan vuelta. Debía ser un buen tipo pero estaba loco el pobre.
En cambio al Rafa si lo tengo… de vista, pero lo recuerdo bien. Solía pasar por Salguero y cruzaba Corrientes para el lado de Rivadavia. La avenida la cruzaba como venia, así que siempre se ligaba una puteada o un bocinazo. Era fácil de reconocer: unos anteojos gigantes viejos y siempre con la carpetita en la mano. Concentrado el tipo siempre concentrado.
Miraba para abajo, nunca saludó y yo tampoco lo salude. Si estoy parado en la esquina y pasa alguien corresponde saludar al que pasa así que nunca lo saludé.
Dicen que era buen tipo, algo serio pero buen tipo.
Cuenta la historia que un día como cualquier otro día el loco le preguntó:
-¿Querés ver que se rompe primero?
El rafa lo miró un tiempo largo fijamente y le dijo…
– ¿Cómo decís?.
– Presta atención, le dijo el loco mientras que con algún dedo de su mano izquierda marcaba la casa del viejo Solas, la casa esa que tiene los naranjo, la que esta ahí en frente.
-¿vos que crees?, presta atención eh… le repitió y siguió…
– ¿vos crees que se rompe primero la pared o mi cabeza?
El Rafa lo miró serio, como si lo dicho por el loco ofendiera su inteligencia.
El rafa era un matemático y como tal recurría siempre a la lógica. Cuentan en el café que el tipo cuando terminaba una discusión remataba con un…-Dos mas dos es cuatro…
Acción seguida sacaba la guita, pagaba su café, se levantaba y se iba…
-¿De enserio me estas preguntado? ¿Para esto me interrumpiste? …Se quejó el rafa y siguió…
-La culpa es mía quien me manda a tomar café con locos, ¡Julio tráeme la cuenta!
-Mira loco, deja de joder con preguntas estúpidas y quédate tranquilo que después tenemos que andar pagándole los albañiles a todo el barrio.
El loco levanta la cabeza, mira las paredes de los vecinos del barrio, lo mira al Rafa y le dice:
– pero vos viste que lindas quedan…